Online Users

Seguidores

10 jun. 2012

Sueños acabados ~

Hoy llueve en mi interior, llueve mi corazón. Quizás mañana no, quizás mañana sí. Las nubes las veo muy grises, empiezo a distorsionar la oscuridad de la luz. ¿Donde estoy? ¿Que paso? No veo nada, las nubes tapan mi vista. No encuentro mi casa, no encuentro el camino, no encuentro mi corazón. Cada día que pasa me aferro a lo desconocido, tengo miedo. ¿Donde estoy? Los espejos no me devuelven la mirada, intento ver pero no hay nadie ¿Acaso no existo? 
Las calles se ven peligrosas, pero los callejones sin salida más. Esta noche me intento ocultar en este callejón con un pequeño techo e intentando no escuchar las voces que atormentan mi pasado, presente y futuro. No se cuando va a parar la guerra, no se cuando va a parar la lluvia, no se cuando va a parar esto adentro mío. 
Hoy parece un día bastante agotador, como cada día de mi vida. No veo muchas salidas, cada día pierdo más la luz sobre este camino lleno de sangre y dolores. Escucho gritos, pero no sé de donde vienen. Veo recuerdos e imágenes a los costados, pero no sé como salen ni porque. Recuerdos de distintas edades y todas terminan deprimiendome y acabando con las pocas lagrimas que me quedan en mi interior.
Corro y corro hacía el mar, intentando huir de esas imágenes tan dolorosas que al fin y al cabo nunca las podre sacar de mi mente. Logro llegar, bastante cansada ya hace días que no como, ellas me tienen torturando. Apenas veo por la neblina que me mata, siento la arena húmeda, siento paz... pero dura por segundos. Un llanto inmortal, casi interminable y que mata por dentro se escucha, parece como si el mar la consolara, como si guardara todas sus lagrimas de sangre y dolor. Nuevamente la tristeza me invade y necesito huir, otra vez. 
Me siento en un rincón, enciendo uno de los pocos cigarrillos que me quedan y me pregunto ¿Cuanto falta para acabar con esta tortura que va a acabar matándome? ¿Donde esta la salida? Cada día encuentro menos la salida. Cada noche tener que refugiarme de mi misma y duele
Refugiarme de mi propio dolor, de las voces, de los monstruos. Donde cada amanecer la luz desaparece cuando tiene que aparecer y la neblina me atormenta. Los carteles dicen que la salida esta cerca, pero yo por mas que corra vuelvo a lo mismo, a lo que soy yo. A mi monstruo, a mis recuerdos, a los gritos. Quizás este es mi pueblo, quizás este sea mi hogar, quizás esta es mi vida. Lo que alguna vez desee con todo mi ser: Vivir en el pueblo del dolor y la soledad.

No hay comentarios:

Publicar un comentario